Coronavirus

Musulmanes, Allah nos ha bendecido con un din que es completo y perfecto para todos los tiempos y lugares. Allah nos dice en el Corán, en la Sura al-Maida:

“Hoy os he completado vuestra Práctica de Adoración, he culminado Mi bendición sobre vosotros y os he aceptado complacido el Islam como Práctica de Adoración”. (5:3)

También tenemos en el Profeta (salla Allāhu ʿalayhi wa sallam), el mejor de los ejemplos, como Allāh dice en el Corán:

“Realmente en el Mensajero tenéis un hermoso ejemplo para quien tenga esperanza en Allah y en el Último Día y recuerde mucho a Allah”. (33:21)

Cualquiera que sea el problema o dificultad a la que se enfrenta un musulmán, debe volverse a Allah y a Su Mensajero en busca de guía.

Ahora mismo estamos en medio de lo que se ha calificado como una pandemia global por la Organización Mundial de la Salud, provocada por el coronavirus que se está extendiendo a muchos países, afectando la vida de muchas personas y causando la muerte a otros. En España como todos sabéis se han cerrado escuelas, universidades y se ha puesto en cuarentena a poblaciones enteras con el objeto de contener la propagación del virus. Hay una serie de pensamientos o reflexiones que deberían pasar por la mente de un musulmán ante una situación como esta:

1. Las pruebas y las adversidades son parte de la vida, esto es algo de lo que Allah nos informa y nos advierte para que cuando estemos afligidos, recordemos que, en última instancia, Allah controla nuestros asuntos. Y Su conocimiento de nuestros asuntos supera nuestra limitada comprensión. Como dice en el Corán:

“¿O acaso contáis con entrar en el Jardín sin que os suceda algo similar a lo que les sucedió a vuestros antepasados? La desgracia y el daño les golpearon y ellos se estremecieron hasta el punto de que el mensajero y quienes con él creían llegaron a decir:

¿Cuándo vendrá el auxilio de Allah? ¿Pero acaso el auxilio de Allah no está cercano?”

2. Allah nos envía pruebas para ver cómo reaccionamos. ¿Cómo respondemos cuando tengamos que cancelar viajes, enfermemos o suframos económicamente? Allāh dice en el Corán:

“Y tened por cierto que os pondremos a prueba con temor, hambre, pérdida de riqueza, personas y frutos”.

Allah continúa diciendo:

“Pero anuncia buenas nuevas a los pacientes, aquéllos que cuando les ocurre alguna desgracia dicen: “De Allah somos y a Él hemos de volver”.

El musulmán, el creyente, es paciente ante las pruebas y tiene certeza de que Allah no lo cargará con una prueba que no pueda soportar.

3. Las enfermedades y los virus como el coronavirus no son algo nuevo, y han afectado a todos a lo largo de la historia, incluidos lo mejores de la creación.

Los compañeros una vez le preguntaron al Profeta (sall Allāhu ʿalayhi wa sallam):

“Oh, Mensajero de Allah, ¿quién de entre las personas fue más probado? El Profeta (sall Allāhu ʿalayhi wa sallam) respondió y dijo: los Profetas, luego los mejores”.

Otro asunto sobre el que debemos recapacitar es el de Qadr, el decreto y es muy importante entenderlo. Cuando ocurren eventos, accidentes o incidentes el musulmán debe saber que esto es lo que Allah había decretado antes de la creación del universo. Y que a pesar de nuestros esfuerzos por controlar todos los aspectos de nuestras vidas, y creernos dueños de nuestro destino, Allah es el Único que tiene poder y Él es quien decreta. Y todo viene de Él, tanto lo que percibimos como bueno como lo que percibimos como malo, como se menciona en el famoso Hadiz de Yibril. También lo explica en otro hadiz narrado por Yabir.

‘Ningún esclavo de Allah realmente creerá hasta que crea en al-Qadr; tanto lo bueno como lo malo viene de Allah, y hasta que sepa que lo que le ha sucedido no lo podía evitar lo que ha evitado no le podría suceder.”

Allah no desea que nos sobrevenga ningún mal, pero debido a nuestra experiencia y nuestra visión y entendimiento limitados podemos pensar que algo es malo para nosotros, pero en toda situación hay algo bueno y positivo. Hadiz Qudsi. Y Allāh nos dice que quizás detestemos algo pero sea bueno para nosotros, y tal vez amemos algo pero sea malo para nosotros.

Ante el destino, el creyente confía en Allah, busca ayuda en Él y le pide. Cuando algo ya ha ocurrido somos agradecidos si ha sido algo bueno y pacientes si ha sido negativo, con la certeza de que Allah es el mejor planificador. Es una cualidad del creyente, como dijo el Profeta:

«Asombroso es el asunto del creyente, verdaderamente todo su asunto es bueno y este no es para nadie excepto para el creyente. Si algo de bien le acontece, él es agradecido y eso es bueno para él. Si algo de daño le acontece, él es paciente y eso es bueno para él».

Musulmanes, no debemos reaccionar irracional o exageradamente; pero tampoco podemos ser ajenos a una situación que nos concierne.

Saber que Allah ha decretado todo no se contradice con tomar medidas y medios necesarios (al-ajdhu bil-asbab) para resolver los asuntos de este mundo, ni esto es contrario a la confianza en Allah.

“Un día, el Profeta Muhammad (salla Allāhu ʿalayhi wa sallam), notó que un beduino dejaba su camello sin atarlo. Le preguntó a los beduinos: “¿Por qué no amarras a tu camello?”. El beduino respondió: “Confié en Allāh”. El Profeta dijo: “Ata primero a tu camello y luego confía en Allāh”.

Siempre que haya un problema, un desafío o cualquier dificultad que podamos eliminar, superar, resolver o minimizar, debemos hacerlo. Muchas de las pautas de salud dadas por las autoridades sanitarias son de hecho prácticas normales para los musulmanes, algunas de las cuales son las siguientes:

1. Lavarse las manos, algo que hacemos a menudo durante el wudu.

2. Limpieza e higiene general.
El Profeta (salla Allāhu ʿalayhi wa sallam) dijo:
“La limpieza/pureza es parte de la creencia”.
Mantener nuestro entorno ordenado y limpio, así como nuestro cuerpo y ropas es algo básico del Din.

3. Cubrirse la boca al estornudar, algo que es también parte de la sunna.
“Cada vez que el Mensajero de Allāh (sall Allāhu ʿalayhi wa sallam) estornudaba, se tapaba la boca con la mano o un trozo de tela”.

4. Cuarentena y medidas poblacionales en tiempos de enfermedades que pueden propagarse.
El Profeta dio instrucciones sobre qué hacer si hay un brote de una enfermedad contagiosa. Sa’ad (raḍiy Allāhu ʿanhu) dijo:
“Escuché al Mensajero de Allāh (sall Allāhu ʿalayhi wa sallam) decir: “Si oyes que (la plaga) está en una tierra, no vayas allí, y si aparece en una tierra donde estáis, no salgáis de ella”.

Musulmanes, en todo momento debemos tener una visión positiva, independientemente de la situación en la que nos encontremos. Esto es parte de tener buena opinión de Allah y es lo que nuestro Profeta Muhammad (salla Allāhu ʿalayhi wa sallam) nos enseñó. Dijo:

“No hay presagios, lo mejor (respecto al futuro) es el optimismo”

Y esta fue la actitud del Profeta cuando una gran coalición de tribus asedió Madina y muchos de los Sahaba estaban preocupados y con la moral baja ya que la derrota parecía inevitable, y sin embargo el Profeta en les dio las buenas noticias de que islam llegaría a Persia, Siria y el Yemen.

Allah te pedimos que nos des buena opinión de Ti en todo momento.

*****

Dice Allah subhanahu wa ta’ala:

“¡Vosotros que creéis! Si alguien, que no es digno de confianza, os llega con una noticia, aseguraos antes; no vaya a ser que, por ignorancia, causéis daño a alguien y tengáis luego que arrepentiros de lo que hicisteis”. (49:6)

De la misma manera que nos protegemos de enfermedades, deberíamos de tener criterio a la hora de procesar la información que recibimos constantemente. El ser humano tiene una capacidad de atención limitada y aquello que captura nuestra atención toma preferencia en nuestro pensamiento y experiencia diaria. Los medios de comunicación, tanto los tradicionales como las redes sociales, se esfuerzan por captar nuestra atención constantemente y explotan el fenómeno de ‘noticias de última hora’. Pero si dejamos que estos medios de comunicación dicten aquello a lo que dedicamos nuestra atención estaremos dejando que dicten nuestra experiencia consciente. Sin menospreciar el riesgo que tiene el virus, principalmente para ancianos y personas enfermas, y siendo precavidos en nuestro día a día para evitar contagiarnos o pasarlo a otros, no podemos dejar que la sobreexposición a la información referente a este virus acapare toda nuestra atención y dicte nuestra forma de actuar.

Como musulmanes hemos de ser cuidadosos y precavidos, pero no tener miedo, ni dejarnos llevar por la psicosis colectiva, histeria y ansiedad, que son más peligrosas y se contagian con más facilidad que el virus, y que en última instancia fomenta una actitud egoísta y muy poco solidaria.

Musulmanes, otro aspecto importante que debemos recordar en una situación como esta es que cada uno de nosotros es responsable de sí mismo y de su familia y su entorno. No podemos delegar en nadie más esta responsabilidad, ni en nuestro médico u hospital, ni en el sistema sanitario ni el estado, pues Allah nos pedirá cuentas individualmente por nuestros actos. La salud es una amanah que Allah nos ha dado y debemos cuidarla (sin llegar a hacer un culto de ello) de forma consciente. En la medida de lo que podemos debemos fortalecer nuestro sistema inmune, mediante prácticas que conocemos de la sunna y que son universales y de sentido común, respecto a la dieta y los estilos de vida.

Hoy en día cobra especial importancia protegerse de elementos tóxicos sea cual sea su procedencia.

Pedimos a Allah que nos dé discernimiento y nos proteja de todo mal.