Los primeros diez días de dhul Hiyya

Musulmanes, ahora es el mausem del Hayy, el viaje y la peregrinación más importante que el musulmán pueda realizar. En estos días millones de personas van llegando desde todos los rincones de la tierra para visitar la Casa de Allah. En este momento, millones están entrando en ihram o haciendo su tawaf alrededor de la Ka’ba en uno de los mayores actos de adoración que el ser humano lleva a cabo. Todos ellos han viajado por una única razón: responder a la llamada de su Señor, con la intención de complacerle y ponerse a Su servicio, pronunciando en voz alta: “¡A tu servicio, O Allah, estamos a Tu servicio!”. Y para aquellos que hacen ese viaje hay una purificación y una tremenda recompensa. El Profeta dijo:

“Quien realice el Hayy y evite las relaciones sexuales y las acciones incorrectas durante el mismo, todas sus acciones incorrectas serán borradas por lo que se encontrará como el día en que su madre lo dio a luz”. Pedimos a Allah que conceda a todos aquellos que han hecho el viaje este año su recompensa y acepte su hayy.

Aquellos que no hayan podido ir, o aún no han encontrado los medios, no deben desalentarse ya que Allah nos recompensa de acuerdo con nuestras intenciones, y no solo nuestras acciones. Y Allah ha dado a los cientos de millones de musulmanes de todo el mundo que no han hecho el viaje un sustituto de acuerdo a Su generosidad: los primeros diez días de Dhul Hiyya, que comenzaron el lunes.

Como hemos mencionado en alguna ocasión, no todos los tiempos son iguales ante Allah. Hay ciertas ocasiones que Allah escoge y hace especiales, multiplicando la recompensa de todos aquellos que las aprovechan, y es el caso estos diez días.

Eso está indicado por Allah en el Corán cuando hace un juramento por estos días. Y cuando Allah jura por algo en Su Libro quiere resaltar su importancia. Allah dice:

“Por la aurora. Por las diez noches. Por lo par y lo impar”.

Según la mayoría de los mufassirun, las diez noches mencionadas aquí se refieren a los primeros diez días de Dhul-Hiyya, mientras que lo ‘par’ se refiere al décimo día, el día del sacrificio, y lo ‘impar’ al noveno día, el día de ‘Arafat.

Y eso también lo indica el Profeta en muchos hadices. Por ejemplo, en un hadiz, dijo:

“El tiempo más amado por Allah son los meses sagrados, el más querido de los meses sagrados para Allah es Dhul-Hiyyah, y la parte de Dhul-Hiyyah que Él prefiere son los primeros diez días”.

Y en otro hadiz, narrado por Ibn ‘Abbas, dice el Profeta:

“No hay días durante los cuales la acción correcta sea más amada por Allah que estos días”, es decir, los primeros diez días de Dhul-Hiyyah. “¿Ni siquiera el yihad en el camino de Allah?”, preguntaron los Compañeros. “Ni siquiera el yihad en el camino de Allah”, respondió el Profeta, “a menos que alguien salga al yihad con su vida y sus bienes, y luego no regresa con ninguno (es decir, ha entregado ambos en el camino de Allah)”.

Así pues, lo que más ama Allah durante estos días, y por lo tanto la mejor manera de complacer a Allah y obtener el máximo beneficio, es hacer abundante ‘amal salih, acción correcta. Hay muchas formas de acción correcta con las que una persona puede ocuparse durante estos días porque ‘amal salih es un término amplio que abarca todos los actos de obediencia a Allah, pero hay ciertas acciones sobre las cuales se pone un énfasis específico.

El primero de ellos es, por supuesto, el Hayy; muchos de sus ritos solo se pueden realizar durante estos diez días, como estar en ‘Arafat. La recompensa de un Hayy aceptado es tan inmensa que no se puede medir. El Profeta dijo:

“Un hayy aceptado es mejor que el mundo entero y todo lo que hay en él. La recompensa de un Hayy aceptado no es otra que el Jardín”.

El segundo es ayunar. Se narra que el Profeta solía ayunar durante los primeros nueve días de Dhul Hijjah poniendo especial énfasis en el noveno día, el día de ‘Arafat.

Se narra que Abu-ddarda dijo: “Debéis ayunar los diez días [de Dhul Hijja], llenarlos con dua e istighfar y dar mucha sadaqa, porque oí a vuestro Profeta decir: “Ay de aquellos que (se) prohíben el bien de estos diez días. Debéis ayunar el noveno día en particular porque hay más cosas buenas en ese día de lo que se puede calcular”.

También se ha narrado que él dijo sobre el ayuno de ese día:

“Espero que [debido al ayuno] Allah perdone las acciones incorrectas del año que acaba de pasar y las acciones incorrectas del año que está a punto de comenzar”.

El ayuno del día de ‘Arafat fue un ayuno que nunca se supo que el Mensajero de Allah se perdiera, por lo que es una sunna muakkada, una sunna muy destacada.

El día de ‘Arafat es sin duda uno de los mejores días del año. Es un día que cada uno de nosotros debe conmemorar y celebrar porque es el día en que el Din se completó.

Se transmite en el tafsir de Ibn Kazir que un hombre judío le dijo a ‘Umar bin Al-Jattab: “¡Oh, líder de los creyentes! Hay un ayat en vuestro Libro que recitáis. Y si nos hubiera sido revelada a nosotros, habríamos tomado ese día (en el que fue revelada) como un día de celebración”. “¿Qué ayat es?”, le preguntó Umar. El judío respondió:

“Hoy os he completado vuestra práctica de adoración, he culminado Mi bendición sobre vosotros”, así que ‘Umar dijo: “¡Por Allah! Sé cuándo y dónde se reveló este versículo al Mensajero de Allah. Era la tarde del Día de ‘Arafat un viernes, y ambos son días que celebramos”.

Y el tercer tipo de acción que se especifica en estos días es dhikr. Allah dice:

“E invocan/mencionan el nombre de Allah en días determinados”. Muchos de los mufassirun interpretan que estos “días conocidos” se refieren a los diez días del comienzo de Dhul-Hiyyah. Aunque se fomentan todas las formas de dhikr durante estos días, se destacan particularmente ciertos dhikrs. En un hadiz narrado por Ibn ‘Umar, el Profeta dijo:

“No hay días durante los cuales los actos correctos mejores o más amados por Allah que estos diez días, así que haced mucho tahlil (la ilaha illa Allah), takbir (Allah akbar) y tahmid (alhamdulillah) durante ellos”. Se ha narrado que muchos de los sahaba, incluidos Ibn ‘Umar y Abu Hurayra, solían decir el takbir durante los diez días, independientemente de dónde estuvieran. De hecho, al-Bujari menciona que, durante estos diez días, Ibn Umar solía decir el takbir en voz alta cuando salía al mercado y que otros lo repetían después de él. E Ishaq narra que muchos de los ‘ulama entrelos tabi’in solían combinar los tres tipos de dhikr que mencionados.

Pedimos a Allah que nos dé el éxito para llenar estos días con dhikr, ayuno y cualquier otro tipo de acción correcta. Y le pedimos que nos permita obtener el máximo beneficio posible de ellos.

******

Musulmanes, el próximo miércoles será el día de Eid al-Adha, el día del sacrificio, llamado así porque conmemora el día en que Allah puso a prueba a su jalil Ibrahim al ordenarle que sacrificara a su hijo y se sometió plenamente y lo habría hecho si no fuera por el hecho de que Allah sustituyó un carnero en el lugar de su hijo. Allah relata la historia en surat As-saaffaat:

“Él dijo, ‘Me voy hacia mi Señor; Él será mi guía. ¡Señor, concédeme un niño de acción correcta!’ Y le dimos las buenas nuevas de un niño que habría de tener buen juicio. Cuando este alcanzo la edad de acompañarle en sus tareas, le dijo: Hijo mío, he visto en un sueño que te sacrificaba. Considera tu parecer. Dijo: Padre, haz lo que te ordena y, si Allah quiere, encontrarán en mi auto de los pacientes. Y cuando ambos lo habían aceptado con sumisión, lo tumbó boca abajo. Le gritamos: ¡Ibrahim! has confirmado la visión que tuviste. Realmente así es como recompensamos a los que hacen el bien. Esta es, de verdad, la prueba evidente. Y lo rescatamos poniendo en su lugar una magnifica ofrenda”.

Hay dos acciones en las que se enfatizan los sunnas ese día (en otras palabras, acciones que el Profeta siempre hizo y nunca abandonó, aunque nunca se hicieron obligatorias para su comunidad), y están indicadas por las Palabras de Allah en surat al-Kawzar:

“Así que reza a tu Señor y ofrece sacrificios”.

El primero de ellos es la oración del Eid. La oración toma exactamente la misma forma que la oración Eid en el Eid al-Fitr, pero esta vez la sunna es abstenerse de comer antes de la oración y acudir a la musalla en ayuno.

El segundo es el sacrificio, que es una sunna fuerte para todos aquellos que pueden permitírselo, y eso significa que el dinero que usarían para comprarlo no será necesario para ellos o sus familias durante el curso del año siguiente. Si alguien está convencido de que su familia tendrá suficiente sustento, entonces debe comprar un animal sano y sin defectos para sacrificar, siendo el mejor un carnero de acuerdo con el madhab de Maliki y un camello según el Shafi’i. Este sacrificio debe realizarse después de la oración y hasta maghrib del tercer día, y la recompensa por ello es inmensa. Aisha narró que el Profeta dijo:

“El hijo de Adam no realiza una obra mejor en el Día del Sacrificio que hacer un sacrificio. El animal sacrificado vendrá en el Día del Levantamiento con sus cuernos, pezuñas y piel (todos dando testimonio en su nombre). Y la sangre derramada encontrará aceptación ante Allah antes de que toque el suelo. Así pues sacrificad con buena gracia”.

Si tienes los medios, no hay nada mejor en que puedas gastar el dinero ese día. Le pedimos a Allah que haga de este Eid un día de reconocimiento por Sus bendiciones, celebración y unión. Y le pedimos que acepte nuestra oración y nuestro sacrificio, y acepte el Hayy de todos aquellos que han hecho el viaje a Su casa este año.