La fidelidad

La fidelidad

Alabado sea Allah, quien hizo de la lealtad una de las cualidades de los mensajeros y profetas y la ordenó a sus siervos. Dijo El Todopoderoso al comienzo de Surat Al-Ma’idah: “¡Vosotros que creéis! ¡Cumplid los contratos”. Varios comentaristas del Corán dijeron que los contratos mencionados en esta aleya son los pactos, es decir, cumplid con los pactos contraídos entre Allah y vosotros y entre vosotros y su creación, y cumplidlos plenamente como lo requiere la Shari´ah, ya que se os preguntará sobre los contratos y los derechos, ante Allah Todopoderoso. Él, alabado sea, dijo: “Y cumplid los pactos, pues es cierto que se os pedirán cuentas por ellos”.

Dijo también: “Y detenedlos que van a ser preguntados”. El Corán describe a la gente de Takwa y piedad como gente que cumple los pactos diciendo: “el que es fiel a los compromisos cuando los contrae”. Se relató de Anas bin Malik, que Allah esté complacido con él:

El Mensajero de Allah, SAWS, se dirigió a nosotros y dijo: “No tiene fe aquella persona que no es confiable, ni hay religiosidad en la persona que no se compromete”. La traición se encuentra entre las características de los hipócritas, la gente que estará en el nivel más bajo del fuego. Quien traiciona, se considera de los hipócritas y se comporta igual que ellos hasta que abandona la traición y se vuelve hacia Allah arrepentido.

El Mensajero de Allah, SAWS, dijo:“Hay cuatro cualidades que, si alguien las tiene todas, es un perfecto hipócrita: cuando habla, miente; cuando hace una promesa, la rompe; cuando se le confía, traiciona; y cuando discute, recurre a golpes bajos. Y quien tiene alguna de estas cualidades tiene trazos de hipocresía en su personalidad, hasta que la abandone”.Narrado por Al-Bujari

Creyentes, la lealtad, es una gran cualidad y quien la tiene alcanza un gran nivel de nobleza. Allah subhanahu wa ta´ala alaba a varios profetas y mensajeros por ser fieles. Dijo de su profeta Ismail: “Él fue cumplidor de la promesa y fue mensajero y profeta”, y dijo sobre su padre Ibrahim: “el fiel cumplidor”. Nuestro Profeta, SAWS, fue el mejor de los fieles en todas las situaciones, con todo tipo de personas, independientemente de su religión y su tipo. Al cumplir los pactos y contratos, llamó a la religión de su Señor y por su lealtad, su bondad y su indulgencia, la gente respondió a él y Allah le ayudó.

No se olvidó de su fidelidad en lo bueno y en lo malo, y en la dificultad y la facilidad. Por su lealtad, dejó las amanas a Ali bin Talib el día de la emigración, y le ordenó que los devolviera a su gente. Fue conocido como Muhammad Al-Amin (el digno de confianza) antes de recibir la revelación. Asimismo, era fiel con los compañeros, cumplía con sus palabras y sus promesas.

Siervos de Allah, sabed que las transacciones son sagradas y tienen unos límites, así que el creyente no debe transgredirlos. “Quien traspase los límites de Allah, habrá sido injusto consigo mismo”. Entonces, ¿qué le pasa a la mayoría de las personas hoy en día que no cumplen los contratos y los pactos? Y evitan plasmar los contratos como ordenaba el Sagrado Corán. Dice Allah, subhanahu wa ta´ala: “¡Vosotros que creéis! Cuando tratéis entre vosotros un préstamo con plazo de devolución, ponedlo por escrito”. Esta es una orden de Allah, dirigida a los compañeros del Mensajero de Allah SAWS, que no son traidores y no rompen el pacto. ¿Acaso eres mejor que Abu Bakr y ‘Umar, a quienes se dirigió el Corán, diciéndoles: “ponedlo por escrito”?

Lo que protege los contratos en nuestro tiempo, caracterizado por el fraude y la mala fe, es ponerlos por escrito, cualquiera que sea el contrato: un contrato comercial, una deuda, de compraventa o un matrimonio. El contrato matrimonial es sagrado en el Islam, y el Corán lo llamó “un compromiso firme”, tiene pilares y obligaciones, entre ellos se encuentra pasarlo por escrito, esto garantiza los derechos tanto de la esposa como del esposo, y no significa que el matrimonio legal sin ser escrito esté prohibido o sea inválido, pero el acta escrita preserva los derechos y los deberes. Si dices que no es una obligación protocolizar ¿por qué te interesan los contratos inmobiliarios y comerciales, como la compra de casas y terrenos? Los redactas ante un notario, los firmas y cumples con todas sus cláusulas, ¡porque se trata de dinero y bienes! Porque no compras una casa o un terreno con al Fatiha. Acaso se te olvida que Allah conoce tu intención y la maldad que ocultas. Dijo ‘Umar ibn Abdalaziz: “Se crean nuevos juicios conforme la gente cometa inmoralidades”.

***********************************

Creyentes, tened takwa de Allah y sed fieles y conscientes de un día en el que a nadie le valdrá lo que otro haya hecho, sabed que nuestro Profeta SAWS dijo: “Todos vosotros sois pastores, y cada uno es responsable de su rebaño”.

Entre las cualidades de los dotados de intelecto está la de cumplir el compromiso con Allah y no romper el pacto. La cordura te guía al yannah, no al dunia, porque el dunia es una sombra fugaz y un puente hacia el ajuste de cuentas, por lo que habéis de rendir cuentas a vosotros mismos antes de que llegue el día en el que se os pidan, y arrepentíos ante Allah y devolved las amanas a su gente antes de que salga el sol por el oeste. Quien tenga que pagar una dote, una manutención, una deuda o haya cogido algo que no le pertenece, que lo devuelva antes de que su aliento vital llegue a su garganta y su arrepentimiento no le valga

Oh Allah, protégenos del engaño, la traición y la ruptura de los pactos.

Amin wal hamdu lilahi Rabbi l´aalamín