Los siervos de Allah – Furqan 3

Musulmanes, seguimos hablando de las aleyas al final del Sura del Discernimiento en las cuales Allah describe a Sus siervos por algunas de sus cualidades.

Después de las que hemos visto en las dos semanas pasadas, Allah continúa diciendo: “Y los que no incurren en falso testimonio y se apartan de lo banal dignamente”. (25:72)

Al-Qurtubi dice: “Es decir, los que no aportan la mentira ni la falsedad como testimonio”.

Ser sincero y honesto es una de las necesidades de una sociedad, una de las virtudes del comportamiento humano, y brinda grandes beneficios, mientras que mentir es uno de los principales elementos de corrupción en la sociedad y la causa de la destrucción de la estructura social y los lazos. Es una de las peores características de conducta y causa un daño generalizado.

Decir la verdad es uno de los atributos del musulmán creyente. La mentira es impensable para nosotros.

Sufran ibn Salim relata que se le preguntó al Mensajero: “¿Es posible que un creyente sea cobarde?” Dijo: “sí”. “¿Es posible que un creyente sea avaro? Dijo: “sí”. “¿Es posible que un creyente sea mentiroso?” Dijo: “no”. 

Tanto es así que el Mensajero tuvo que especificar algunas situaciones concretas en las que se permite no decir la verdad, como en una situación de guerra en la que alguien es capturado por el enemigo y se le interroga, o para reconciliar dos partes que están en conflicto. Esto es así puesto que Allah nos llama a decir la verdad en todo momento y a no esconderla, incluso si va en contra de nuestro propio interés. La honestidad y la veracidad en las palabras y en las transacciones son cualidades esenciales del creyente. Allah nos ordena que estemos en la compañía de los veraces. Dice: “¡Vosotros que creéis! Temed a Allah y permaneced con los veraces”. (9:119).

El falso testimonio, es decir, atestiguar que algo es de una manera que no lo es realmente, ya sea cambiando los hechos, ocultándolos o inventándolos, es una de las grandes faltas.

“¿Queréis que os informe de las tres faltas mayores?” Dijeron: “Sí, Mensajero de Allah”. Dijo: “Asociar algo con Allah, desobedecer a los padres (se incorporó y dijo) y la falsedad/mentira”. Y lo repitió (esto último) hasta que algunos deseamos que callara.

Allah continúa diciendo: “Y aquellos que cuando se les mencionan los signos de su Señor no pretenden que ni los oyen ni los ven”.

Los creyentes prestan atención a los signos de Allah, a todos los niveles, como dice Allah, en ellos mismos y en la creación. También se refiere a los signos, las aleyas, del Corán. Es decir, las aceptan cuando las oyen, reflexionan sobre ellas y les causa un efecto en su corazón, estremeciendo y ablandándolo.   
Pedimos a Allah que nos proteja de la falsedad y la mentira, y nos haga receptivos a Sus signos.

******

Por último, continúa Allah diciendo: “Y los que dicen: ¡Señor nuestro! Concédenos en nuestras esposas y nuestra descendencia frescura/alegría de los ojos y haznos un modelo para los que tienen temor (de Allah)”.

Después de todas las cualidades descritas, acaba con un dua, aquellos que piden a Allah que les conceda familias rectas, una descendencia que sea causa de alegría en ambos mundos. Y esta es una de las mayores bendiciones. La rectitud de la descendencia es un regalo. Conocemos el hadiz en el que dice que solo tres cosas benefician a una persona después de su muerte, entre ellas los duas de un hijo recto. Y dice Allah: “Y a quienes hayan creído y su descendencia los haya seguido en la creencia, los juntaremos con ellos y no habrá ningún menoscabo de sus acciones.” (52:21)

Allah eleva el rango de los padres por la rectitud de los hijos y eleva el rango de los hijos por la rectitud de los padres. Y en esta aleya hay una indicación sobre la importancia que tiene hacer dua por la descendencia.  

Y el dua acaba diciendo: Y haznos un modelo para los que tienen taqwa. Lo que indica el anhelo por lo mejor, un anhelo por agradar al Creador. Se trata de querer alcanzar el grado de obediencia a Allah y ser de beneficio para los que tienen taqwa. Al-Qurtubi dice: Es decir, un ejemplo a imitar en las acciones de bien.

Los que tienen estas cualidades, los siervos de Allah, entrarán en el Jardín y tendrán una amplia recompensa. Allah continúa diciendo: “Esos tendrán como recompensa la Estancia más alta porque fueron pacientes. Y serán recibidos con saludo y paz.”

Tuvieron paciencia y fueron persistentes en sus buenas acciones y apartándose de las prohibiciones. Serán recibidos con un saludo por parte de los ángeles. Dice Allah: “Y los ángeles saldrán a ellos por cada puerta.¡Paz con vosotros! porque tuvisteis paciencia. ¡Y qué excelente la Morada del Buen Final”. (13:23-24).

Oh Allah Te pedimos que nos concedas lo mejor en ambos mundos a nosotros, nuestras mujeres y nuestros hijos, y que nos hagas entrar a todos en el jardín por Tu misericordia.